5/8/08

Fuera de Control



No hay nada mejor que meterse en una primera o segunda sesión de cine para combatir la canícula.

Voy  a ver "Tropa de élite", de José Padilha (2007). A pesar de las buenas críticas, tengo mis reticencias al ver que la anuncian como una secuela de "Ciudad de Dios".

La vida en las favelas. La corrupción. El tráfico de drogas. La violencia. "Vigilar y Castigar" de Focault de fondo. Todo ello insertado en un buen guión de ritmo trepidante.

2/8/08

Guantánamo sigue en el mismo sitio




El viernes me acerco al CASM.

Es una pena que la polémica sobre sus nuevas funciones y dirección, están quitándole protagonismo a las obras que se exhiben en la actualidad.

Siento curiosidad por ver GUANTANAMO MUSEUM de Alicia Framis, aunque dentro de la sala, me llama en especial la atención la Guantánamo Souvenir Shop:

"[...] El proyecto de Alicia Framis parte de la constatación de que con toda probabilidad la prisión de Guantánamo será cerrada pronto e irremediablemente convertida en museo, puesto que vivimos en una sociedad que tiene una necesidad desmedida de musealizarlo todo. Auschwitz o Alcatraz son buenos ejemplos de cómo desde la memoria del horror se pueden llegar a crear souvenirs turísticos. Alicia Framis no pretende ser categórica ni dar soluciones, sino que quiere profundizar en esta controversia: ¿es legítimo transformar el horror en un elemento turístico de consumo? O, por el contrario, ¿la creación de estos museos es un mal menor para que ciertos horrores no caigan en el olvido?

El proyecto de Alicia Framis, Guantanamo Museum, subraya esta paradoja para proponer un posible museo para Guantánamo. Un museo que sin duda se irá definiendo durante las sucesivas ocasiones en que la artista exponga su proyecto. Por eso, en esta exposición en el CASM, la artista ha querido centrarse en un aspecto esencial, el factor humano, y recordar a todos los presos que han pasado, o todavía están en Guantánamo. Guantanamo Museum: The List es un memorial en el que los 274 cascos de moto cortados evocan la desprotección y el atentado a la integridad que sufren los prisioneros, mientras la voz del músico Blixa Bargeld lee en voz alta todos los nombres de los presos, un listado ordenado por el escritor Enrique Vila-Matas, que nos recuerda su presencia al mismo tiempo que su ausencia.
Paralelamente, Guantanamo Museum: Sketches muestra una reinterpretación de los espacios de la prisión y cómo pueden ser transformados en la propuesta de museo, cuyo lema es “Things to Forget”. Para definir los objetos que formarán parte del museo, la artista ha trabajado y continúa haciéndolo con diversos colaboradores, entre arquitectos, diseñadores y estudiantes de diseño, mediante una serie de talleres que se han desarrollado en la Escuela de Moda Felicidad Duce (Barcelona), el Instituto Europeo de Diseño (Madrid y Barcelona) y Can Xalant (Mataró). Como resultado de estos talleres, se presenta también en la exposición Guantanamo Museum: Workshops, una selección de propuestas y prototipos que ya forman parte de esta propuesta de Alicia Framis para el Museo de Guantánamo, el que debería ser el último de los museos surgido del horror.

Montse BadiaJunio 2008"

[Aunque me interesan bastante más las "colaboraciones externas" que la misma aportación de la artista, me gusta comprobar que todavía algún artista piensa en Guantánamo]

Fechas y lugar: del 04/07/2008 al 28/09/2008 organizada por el CASM comisariada por Montse Badia