5/4/12

Sousveillance art: o el arte "de la vigilancia inversa"

Fuente
Por causas diferentes, nuestros últimos post (H. Elahi y Kukuxumuxu reloaded) tratan sobre casos de vigilancia inversa o Sousveillance art. En el caso que hoy nos ocupa, el conocido artista  Ai Weiwei, no ha podido mostrar su vida cootidiana en el interior de su casa, en tiempo real en la red gracias a cuatro cámaras, porque las autoridades chinas han clausurado la página que mostraba su protesta en forma de performance. Tal como nos comenta J. Reinoso en EL PAÍS:

(...) La policía tiene montadas varias cámaras en la calle alrededor de su vivienda para controlar en todo momento sus movimientos y quién le visita, y el artista ha querido ir más allá, hasta el punto de anular el valor de las imágenes que registraban las autoridades con otras aún más personales desde dentro de su casa, que difundía al mundo.
Poco ha durado su última genialidad artística. Ai ha revelado a última hora de la tarde en su cuenta de Twitter que la página web en la que mostraba su vida, ha sido clausurada. “Hace cuatro minutos las cámaras han sido desconectadas. Bye bye a todos los voyeurs”, ha escrito.
¿Cuántos casos de censura similar no llegarán a nuestros oídos? El caso de Ai Wei wei evidentemente nos preocupa, pero nos hace pensar en todos los creadores que no tienen acceso a la red o que no obtienen respuesta mediática alguna.

+info:
Gran Bretaña: hacia el control total de tu privacidad

1 comentario:

  1. ...pero, también nos ofrecen la garantía de que los artistas pueden seguir siendo "las chinas en el zapato" de los políticos y las "moscas cojoneras" del sistema... ¡menos mal! es esperanzador, aunque tengamos que comprobarlo a través de actuaciones tan lamentables como la del gobierno chino con el gran Weiwei.

    ResponderEliminar