23/5/15

Poesías de luz en una hipnótica exposición de Jim Campbell

Artículo publicado originalmente en El Asombrario & Co

Un espectador frente a una de las obras de Campbell en el Espacio Fundación Telefónica. Foto: Manuel Cuéllar

Coincidiendo con la declaración promovida por la Unesco de 2015 como Año Internacional de la Luz, la Fundación Telefónica presenta en su sede de Madrid la primera retrospectiva en nuestro país del artista electrónico estadounidense Jim Campbell, al que ya llevó a su sede de Buenos Aires en 2011. Comisariada por Graham Donke y coproducida con la Dundee Contemporary Arts de Escocia, la muestra -que está consiguiendo gran éxito de público- refleja la evolución de una obra que parte de la interactividad clásica y evoluciona hacia un minimalismo que refuerza el papel activo del visitante.

Jim Campbell. Ritmos de Luz presenta 27 obras desarrolladas por el multifacético creador e investigador entre 1991 y 2014. Todas ellas tienen como eje central la utilización de técnicas fílmicas y/o fotográficas, y la utilización de la luz en soportes reproductivos comunes y accesibles como son los LEDs, los LCDs, los monitores y las pantallas de televisión.

Desde el uso habitual del vídeo en sus primeras obras, Campbell comienza a partir del año 2000 a integrar paneles de LED como soporte de creación predominante. Aunque las imágenes que presenta aparentemente son cada vez más sencillas; sin embargo, el juego intelectual que propone al espectador se vuelve más sutil. Poco tienen que ver formalmente obras como Digital Watch (1991) y Frames of Reference (1996-1998) con Home Movies 1040-3 (2011) o Home Movies Pause (David) (2014), pero en todas ellas surge un proceso evidente en el que se manipula el espacio para concentrar la atención en el modo de concebir la realidad. Si la primera examina la influencia de los medios de comunicación en nuestra percepción yuxtaponiendo, gracias a dos cámaras, nuestra imagen a la de un reloj analógico que sincroniza el ritmo digital de la proyección resultante; en el segundo contemplamos en la pantalla la imagen de un pequeño y extraño montaje: un clavo es grabado por una pequeña cámara que se sustentan en una madera. La tabla y el clavo se tornan importantes en la pantalla, mientras los espectadores pasan a formar parte de un fondo difuso.

Pincha en la imagen para ver la página.
 
Sin embargo, en las piezas de la serie Home Movies el objeto de estudio cambia radicalmente. Campbell utiliza hileras de LED para proyectar en la pared películas caseras compradas a través de ebay. El apropiacionismo fílmico o Found footage aplicado en cada pieza y el sistema de reproducción nos remiten directamente a los fotogramas de celuloide. Además, consigue marcar una mayor distancia entre el espectador y las grabaciones. La baja resolución aumenta nuestro nivel de recuerdo: escenas anónimas nos evocan, inevitablemente, recuerdos de nuestro pasado.



Campbell no se limita a desarrollar proyecciones a través de tiras. Investiga sobre la interferencia perpetua, la imagen construida y deconstruida en paneles de LEDs a los que superpone láminas dobles de plexiglás. Éstos funcionan como filtro difusor de las imágenes proyectadas, haciendo surgir un interés desmedido -y algo infantil- tanto por cada obra, como por el sistema utilizado para llevar a cabo cada proyecto.



Dentro de las obras fijas, pueden contemplarse en Ritmos de Luz las series Dynamisms, 2000-2002, e Illuminated Average, 2000-2001. La primera rinde homenaje a futuristas como Umberto Boccioni y Luigi Russolo. En la segunda, cada imagen fija es el resultado del promedio de todos los fotogramas de una secuencia de movimiento: la puerta de una iglesia en la 5ª Avenida, una biblioteca, una película de Hitchcock o las protestas contra la guerra que tuvieron lugar en la Convención Nacional Republicana de EE UU en 2004. En ellas se intuye con más claridad la influencia de su amplia formación como ingeniero y matemático. Inquieta e interesa el proceso de creación específico de cada propuesta.

Pincha en la imagen para ver la página.