28/1/16

Cuando el que responsable de vigilar la frontera es el ciudadano.

AZ: The Archive, 2016.

Uncovering Ctrl se centra hoy en parte de la obra de la artista e investigadora Joana Moll (Barcelona, 1982). Irremediablemente hemos tenido presente la esencia de algunas de sus piezas más representativas sobre la vigilancia transfronteriza estadounidense al contemplar las bochornantes imágenes de los refugiados varados en diversas fronteras europeas. Nos hemos preguntado en varias ocasiones qué ocurriría si en Europa se instauraran las metodologías puestas en entredicho en sus obras.

Moll explora críticamente la manera en que las narrativas postcapitalistas afectan a la alfabetización de las máquinas, los humanos y los ecosistemas. Sus principales líneas de investigación incluyen las tecnologías de la comunicación y emisiones de CO2, la videovigilancia civil en Internet y el lenguaje. Ha colaborado en diversos proyectos interdisciplinares y sus piezas se han expuesto en prestigiosos museos, centros de arte, festivales, universidades y publicaciones (MAXX, Arts Santa Mònica, Museo Picasso, The New School (Nueva York), New Media Cuacus,...) Es, además, miembro del comité científico y artístico del proyecto de investigación transdisciplinar  Antialtas des Frontières y del Institute for the Advancement of the Popular Automatisms.

Como ya hemos avanzado, Joana Moll investiga los diversos sistemas de videovigilancia virtual existentes entre la frontera entre Estados Unidos y México. Su trabajo se centra en estudiar la vigilancia ejecutada por civiles a través de plataformas participativas en internet. Generadas en el auge de la web 2.0, se adoptaron como una opción muy eficiente y de bajo coste para controlar la frontera: permitían trasladar la responsabilidad de protección del territorio nacional del Estado a los ciudadanos a través del crowdsourcing.



El proceso de virtualización afecta a la frontera, transformándola en un agente imaginario capaz de infiltrarse en la esfera privada de los ciudadanos, convirtiéndolos en soldados-interactivos en alerta permanente. El resultado de su intensa investigación se ha plasmado en tres piezas:  The Texas Border (2010), AZ: move and get shot (2010) y The Virtual Deputies (2016).


The Texas Border, 2010, Joana Moll y Heliodoro Santos.
The Texas Border (2010), proyecto desarrollado conjuntamente con Heliodoro Santos, se basa en una iniciativa publico-privada fundada por el estado de Texas que fue diseñada con la intención de permitir a los ciudadanos participar activamente en la lucha contra el crimen en la frontera. La plataforma consistía en una red de 200 cámaras y sensores situados en áreas estratégicas a lo largo de la frontera y una plataforma online denominada VD. La página daba acceso libre a la retransmisión de las cámaras en vivo y permitía a los usuarios denunciar cualquier actividad sospechosa en el territorio fronterizo de forma anónima.

AZ: move and get shot, 2012 - 2014
AZ: move and get shot (2012-2014) es una pieza generativa que muestra la frontera entre Arizona y México desde el punto de vista que ofrecen seis cámaras de seguridad enfocadas hacia territorio fronterizo. Estos dispositivos forman parte de una plataforma online creada por un grupo de terratenientes con propiedades cerca de la frontera estadounidense. Por razones aún desconocidas, en Mayo del 2014 BCW cerró el acceso público a las imágenes. Evidentemente el objetivo de la web era el de publicar fotografías de inmigrantes cruzando la frontera de forma ilegal a través de sus tierras, y así, permitir a los ciudadanos informar a las autoridades locales. Cada cámara incorporaba un sensor de movimiento el cual activaba la captura de imágenes al detectar la más mínima vibración del paisaje. Cada 24 horas, un programa (Bot), comprobaba si existían imágenes nuevas, o no. Las nuevas fotografías se guardaban en un servidor local y se añadían algorítmicamente al último fotograma de cada vídeo. De ese modo la pieza se fue expandiendo y reveló, día tras día, como  lo humano, lo animal, lo natural y lo tecnológico co-existen en el territorio fronterizo de Arizona.





Distintas imágenes del proyecto AZ: move and get shot, 2012 - 2014
Su última pieza, The Virtual Deputies (2016), es el resultado de una investigación transdiciplinaria que conjuga arte y tecnología. El proyecto extrae su contenido de un grupo formado en una conocida red social que estuvo en activo desde 2009 hasta 2013. En él se relacionaban civiles que vigilaban voluntariamente la frontera entre EE.UU y México de forma voluntaria. 

The Virtual Deputies, 2016.
El proyecto se centra en investigar y analizar las relaciones afectivas construidas entre los
miembros del grupo y las tecnologías de videovigilancia utilizados, con la intención de revelar cómo éste proceso de “afectivización” de la tecnología puede aparecer como un mecanismo esencial en la construcción y legitimización de una sociedad post-panóptica. La pieza se formaliza como una instalación-archivo online la cual revela las conversaciones e interacciones de los usuarios dentro del grupo durante sus cuatro años de actividad.

Evidentemente los sistemas de vigilancia estatal acargo de civiles sería por el momento impensable, al menos en la Unión Europea. ¿Cómo actuarían los ciudadanos en un entorno que no ha salido de la crisis económica? ¿aceptaríamos actuar de defensores de la patria? ¿qué efectos produciría? Sinceramente, no queremos ni imaginarlo...
--
Todas las imágens son propiedad de la artista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario