28/1/16

Cuando el que responsable de vigilar la frontera es el ciudadano.

AZ: The Archive, 2016.

Uncovering Ctrl se centra hoy en parte de la obra de la artista e investigadora Joana Moll (Barcelona, 1982). Irremediablemente hemos tenido presente la esencia de algunas de sus piezas más representativas sobre la vigilancia transfronteriza estadounidense al contemplar las bochornantes imágenes de los refugiados varados en diversas fronteras europeas. Nos hemos preguntado en varias ocasiones qué ocurriría si en Europa se instauraran las metodologías puestas en entredicho en sus obras.

Moll explora críticamente la manera en que las narrativas postcapitalistas afectan a la alfabetización de las máquinas, los humanos y los ecosistemas. Sus principales líneas de investigación incluyen las tecnologías de la comunicación y emisiones de CO2, la videovigilancia civil en Internet y el lenguaje. Ha colaborado en diversos proyectos interdisciplinares y sus piezas se han expuesto en prestigiosos museos, centros de arte, festivales, universidades y publicaciones (MAXX, Arts Santa Mònica, Museo Picasso, The New School (Nueva York), New Media Cuacus,...) Es, además, miembro del comité científico y artístico del proyecto de investigación transdisciplinar  Antialtas des Frontières y del Institute for the Advancement of the Popular Automatisms.

Como ya hemos avanzado, Joana Moll investiga los diversos sistemas de videovigilancia virtual existentes entre la frontera entre Estados Unidos y México. Su trabajo se centra en estudiar la vigilancia ejecutada por civiles a través de plataformas participativas en internet. Generadas en el auge de la web 2.0, se adoptaron como una opción muy eficiente y de bajo coste para controlar la frontera: permitían trasladar la responsabilidad de protección del territorio nacional del Estado a los ciudadanos a través del crowdsourcing.


19/1/16

La robótica como evolución del proceso creativo en MADATAC 07

Portada de la publicación
Mañana 20 de enero se inaugura en el Palacio de Cibeles de Madrid la 7ª edición del MADATAC. Proyecto internacional pone especial énfasis en la innovación, la originalidad y el riesgo de proyectos audiovisuales de New Media Art. Desde el miércoles 20 al domingo 24 el público podrá participar en todas sus actividades en CentroCentro Cibeles, el Círculo de Bellas Artes y la Universidad Complutense de Madrid. Videocreaciones, instalaciones interactivas, performances y conciertos audiovisuales, workshops, foros de pensamiento y conferencias en torno a la cultura audiovisual generada con nuevos medios.“Arte para un quantum de tiempo” es el tema seleccionado para esta séptima edición en la que Taiwán es el país invitado.
Dentro de las actividades paralelas, destacamos la presentación de la la obra ganadora de la III edición del Premio de Ensayo MADATAC, Arte y Robótica: La tecnología como experimentación estética, de Ricardo Iglesias García. El texto, editado conjuntamente con Casimiro Libros, se pone a la venta el próximo 1 de febrero.

La publicación, seleccionada por un jurado compuesto por Román Gubern, Jaime Munárriz Ortiz, Francisco Ochoa de Michleena y Iury Lech, presenta y contextualiza el hecho tecnológico, y más específicamente el hecho robótico, en la evolución del proceso creativo. Su propuesta, según el jurado, “es una visión elaborada, actual y amplificada de la aparición de nuevas expresiones y formas artísticas como arte electrónico, media art, ciberarte, arte y nuevos medios, net.art, software art, arte robótico, bioarte, muestra que ha superado la mera utilización de herramientas tecnológicas, para evolucionar hacia formas realmente diversas dentro de la esfera del Arte".

Iglesias es licenciado en Filosofía y Letras (U.A.M.) y Doctor en Bellas Artes (U.B.) con la tesis: "La robótica como experimentación artística. Una aproximación histórica a la evolución de las máquinas autómatas desde el prisma de la estética". Profesor de Diseño e Imagen en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona ha desarrollado hasta el momento una atrayente carrera como creador, tal como hemos podido dar cuenta en nuestras páginas.


¿Cuáles son los conceptos principales en los que se basa tu obra?

El desarrollo de mis trabajos se basa principalmente sobre tres conceptos: comunicación, interacción y control. Comunicación, entendida como una actividad humana fundamental donde los individuos se relacionan y forman relaciones sociales. Es necesario rescatar la noción dialógica y la reconsideración del receptor o destinatario. Para mi, la comunicación se plantea como un proceso en el cual, como dice Kaplún, “dos o más seres o comunidades humanas intercambian y comparten experiencias, conocimientos y sentimientos, aunque sea a distancia y a través de medios artificiales” (Kaplún, 1998). Pero para que exista una comunicación real es necesaria una ‘igualdad efectiva de oportunidades para asumir roles de diálogo’ (Habermas, 1981), y por tanto, un acceso directo y en igualdad de condiciones a los medios y la tecnología.

Interacción donde la relación entre hombres y máquinas, hasta ahora sustentada en el uso, en el cuidado y en la administración de la acción de la máquina, es decir, en su simple manejo, pasa a desarrollar una relación ser humano-máquina basada en una interacción interna y mutua. Y Control como concepto aglutinador de los comportamientos de las sociedades actuales, donde el uso de medios automáticos en los procesos de registro e información no significa la ausencia de una intención subjetiva por parte del sistema y por consiguiente, de su manipulación. “El Panóptico funciona como una especie de laboratorio de poder” (Foucault, 2010).